calidad del agua potable en chile

Tomar agua potable en las localidades chilenas es sano y es seguro para la salud. Es una declaración que como industria tenemos la posibilidad de llevar a cabo con toda responsabilidad: el agua que generan las compañias sanitarias chilenas está permitida para el consumo humano y para todo uso doméstico recurrente (higiene personal, aseo, consumo animal, etc).

Cuando estamos hablando de agua potable hablamos a un agua limpia, transparente, con minerales como sodio, magnesio, calcio, en las proporciones correctas, y de buen gusto. El desarrollo de potabilización supone filtrar el agua para sacarle las impurezas y después remover algún microorganismo o bacteria por medio de la desinfección con cloro. Finalmente, es doblegada a varios exámen en planta y en la red de organización, para garantizar que llegue a los hogares en insuperables condiciones.

Normativa rigurosa en chile

La forma de considerar la calidad del agua potable es la misma en todas las localidades del país: la Norma Chilena 409 (NCh 409/1), que establece los elementos que tienen que estar presentes en el agua de la llave y en qué escenarios.

El agua potable en Chile debe medir y cumplir y medir 43 parámetros de calidad, que se tienen la posibilidad de agrupar en 4 tipos:

  • Niveles de químicos y minerales,
  • Turbiedad y sepa de microorganismos,
  • Características físicas detectables por los sentidos (color, olor y sabor) y
  • Desinfección.

>La NCh 409/1 fue actualizada en 2006 por el Ministerio de Salud y se apoya en el archivo técnico Guías para la calidad del agua de consumo humano, que periódicamente actualiza la Organización Mundial de la Salud (https://www.who.int/water_sanitation_health/publications/drinking-water-quality-guidelines-4-including-1st-addendum/es/). De igual modo, la NCh 409/1 tuvo presente la verdad nacional en lo que tiene relación a las diferentes fuentes de abastecimiento de agua en todo el país y a las tecnologías de régimen para la producción del agua potable.

El cumplimiento de esta norma es fiscalizado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y por las autoridades de salud (Ministerio y Seremis de Salud)

Diferencias regionales que tienen

Las propiedades del agua potable dependen mayormente de la fuente de abastecimiento de donde se quita, y esto provoca que la percepción que tienen la gente varíe en todo el territorio nacional. En otras expresiones, el gusto puede ser distinto de acuerdo con la localidad, pero las normas son las mismas y el agua es igual de buena y segura.

Entre otras cosas, el agua potable producida desde fuentes subterráneas, como pozos o sondajes que abastecen parte importante de la región centro norte del país, tiene dentro más sales minerales (principalmente de calcio) y dicen que es más “dura”. Por otro lado, el agua producida desde fuentes superficiales (como lagos o ríos), es más “blanda”.

El desarrollo de potabilización varía en relación del origen del agua, en algunos sitios hay filtración y decantación, en otros, se utiliza la técnica de osmosis inversa. Sin embargo, sin importar cuál sea la fuente desde la cual se obtiene, el agua potable en nuestro estado llega a bastante más de cinco millones de hogares urbanos lista para su consumo directo, los siete días de la semana y a lo largo de las 24 horas. Esta es una situación conocida en el extranjero: los Centros de Control de Patologías estadounidense (un departamento del Ministerio de Salud de Estados Unidos) dice a los ciudadanos estadounidenses que vengan a Chile como turistas que el agua de la llave en las localidades es segura para su consumo.

Análisis permanentes de Chile

Para garantizar los excelente resultados del desarrollo de potabilización, todos los años se hacen bastante más de 1.000.000 de controles. Estos exámen se hacen en las fuentes de abastecimiento del agua potable, subterráneas o superficiales, en las plantas de potabilización, y en las redes de organización que llevan el agua a todos los hogares de las localidades. En las plantas, la toma de muestras para exámen en laboratorios es recurrente, mientras equipos de las compañias sanitarias y de las autoridades fiscalizadoras van a lote para agarrar muestras en la red de organización.

Según con el último reporte anunciado por la SISS y que proporciona cuenta del quehacer de la industria en 2019, el cumplimiento en todo el país en temas de calidad del agua potable en los espacios microbiológicos, químicos y físicos establecidos fue de un 97,2%.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0